Londres día 2: Harrods, Hyde Park y Royal Albert Hall

Londres día 2: Harrods, Hyde Park y Royal Albert Hall

Llegamos a la segunda jornada de nuestro viaje familiar a Londres y preparaos porque en esta ocasión abordamos grandes distancias. Para ello, nosotros apostamos por el transporte público usando la Oyster Card de la que os hablo un poco más abajo, en este mismo post.

En la jornada de hoy veremos lugares emblemáticos de la ciudad como Hyde Park, destinaremos parte del día a ver Harrods (la zona de comida), Royal Albert Hall y otros puntos imprescindibles, y acabaremos en el Puente de la Torre y aledaños en una zona que me sorprendió bastante y que aún no conocía.

Antes de nada te dejo por aquí nuestra ruta:

DE MERYLEBONE A HYDE PARK

Como la jornada prometía ser agotadora, nos decidimos por el metro. Nuestro apartamento de Marylebone estaba a una calle de Baker Street. Desde allí, ir a Green Park, en St. James, es muy sencillo. Deberás tomar la línea Jubilee dirección Stratford y bajarte en Green Park. También puedes enlazar con la línea de metro Piccadilly y bajarte en la siguiente estación “Hyde Park Corner”. Sin embargo, nosotros decidimos ir caminando desde St James a Hyde Park porque el paseo es agradable y así ves los dos parques de una sola vez.

La idea era ver el cambio de guardia en Buckingham Palace pero la mala suerte hizo de las suyas y la amenaza de lluvia obligó a suspender el evento. Finalmente no llovió pero nos quedamos sin verlo.  Si quieres saber más sobre los horarios del cambio de guardia, aquí te dejo la información para este año 2017. De ahí decidimos pasar el resto de la mañana en Harrods y encargar unos ricos sandwiches para comerlos al estilo londinense en Hyde Park mientras los niños jugaban.

EL PARAÍSO DE LOS NIÑOS

En Hyde Park existen multitud de atracciones para todos los públicos aunque haré especial hincapié en lo referente a los niños. Los parques con juegos infantiles suelen estar perimetrados y dentro cuentan con fuentes y zonas de mesas y bancos. A los londinenses les encanta comer al aire libre mientras los niños juegan así que, ¿No te apetece hacerlo a ti también aunque vayas de turista?

Y ahora que lo pienso, con la horas de sol que hay en España, ¿No sería le pera que los parques infantiles contaran con merenderos para tomar algo tranquilamente mientras los peques se divierten?

El Serpentine es otra de las atracciones interesantes de este precioso y enorme parque. Se trata de un lago que atraviesa prácticamente Hyde Park y lo divide en dos. A un lado Hyde Park y al otro, los preciosos jardines de Kensington.  En Hyde Park podemos hacer parada en el monumento en Memoria de Diana de Gales, Se trata de una fuente de forma redondeada y a varias alturas que hace las delicias de los más pequeños. Vayas en invierno o en verano, siempre habrá algún valiente que se descalza y metes los pies en el agua.

Y cómo no, mi hijo y mi sobrino no iban a ser menos…

 

CÓMO VIAJAR MÁS BARATO EN METRO

En este punto merece la pena explicarte cuál es la forma más barata de poder viajar en transporte público en Londres. Sin duda la mejor opción es comprar la Oyster Card. Con esta tarjeta, te ahorras casi un 50 % en los viajes de metro y bus. Te en cuenta que moverte en la zona 1 por ejemplo (centro) y comprar un billete sencillo, te puede costar algo más de 4 libras esterlinas.

¿Cómo Funciona?

En cualquier estación de metro de Londres, deberás acercarte a alguna de las máquinas expendedoras de billetes y comprar tu Oyster. Las tarjetas se pueden comprar con un mínimo de 1 día así que analiza cuántos días vas a moverte en transporte público y compra la que mejor se ajuste a tus necesidades. Nosotros compramos la Oyster y la recargamos con 15 libras cada una. Por cierto, los menores de 11 años van gratis así que, usa la puerta para sillitas  y PMR de las estaciones para pasar con ellos.

La Oyster se queda 5 Libras en concepto de fianza que podrás recuperar al final de tu viaje en las máquinas del metro.

El funcionamiento es muy sencillo. Primero recargas la tarjeta con 5 libras más el importe que tú consideres que vas a usar. Nosotros lo hicimos la primera vez con 15 libras cada uno. A medida que vas viajando (en metro o bus) la Oyster va pagando de modo que te deja incluso hacer algún viaje con importe negativo. Cuando necesites volver a viajar, la vuelves a recargar de nuevo con un mínimo de 5 libras y así sucesivamente. Ten en cuenta que si tienes importe negativo, tendrás que recargar la tarjeta de nuevo con 5 libras como mínimo por lo que es posible que al final de tus vacaciones, te quede el importe de la fianza y algunas libras más. No hay problema, el último día te acercas a una de las máquinas y pides devolver el importe. La máquina te dará las 5 libras de fianza que pagaste el primer día y todo lo que quede en la tarjeta (aunque sean céntimos).

Capítulo Oyster a parte, nosotros seguimos con nuestra ruta y dejamos Hyde Park (de momento) para ir hasta Harrods. pero antes, vamos a hacer un alto en el camino y nos detenemos en el Albert Memorial desde donde podemos observar detenidamente el Royal Albert Hall.

Sin embargo, en honor a la verdad, te diré que lo que realmente me encantó, es la zona justo detrás del Royal Albert Hall. No sé realmente si estas casas pertenecen a las llamadas Roral Albert Hall Mansions pero es un remanso de paz y una especie de oasis en medio de la ciudad que merece la pena visitar.

Continuamos nuestro camino y buscamos la forma más cómoda de llegar hasta el Tower Bridge. El autobús es una vez más nuestro aliado y decidimos caminar hasta Cromwell Place, muy cerca del Museo de Historia Natural. Allí tomamos uno de los buses que nos dejarían justo en el extremo del famoso puente para que lo cruzáramos andando y así poder tener unas preciosas vistas de los márgenes del río con sus espectaculares edificios modernos.

Una hora larga de recorrido nos separa del puente y a la llegada, el conductor, muy amablemente, nos indica por megafonía que hemos llegado. Dos tercios del autobús se baja en esa parada y así dejamos algo más tranquilos al resto de londinenses que deben estar más que acostumbrados a los turistas que hacemos este recorrido.

En el Tower Bridge se pueden hacer cosas bastante interesantes. Por una lado, podrás acceder al interior del museo y ver la máquina histórica (de vapor) y sus engranajes, que hacían posible la elevación del puente. En este enlace te dejo los precios y horarios. Nosotros lo vimos hace años y la verdad es que es algo bastante curioso e interesante.

Por otro lado, y sin gastarte un céntimo, puedes simplemente pasear por el puente y disfrutar de sus preciosas vistas a la city. Junto a éste, hay un montón de lugares desde los que tener unas buenas panorámicas de la ciudad sin necesidad de pagar que te contaré en próximos post.

Recorrer el puente caminando te ofrece una experiencia distinta a hacerlo en bus y te permite parar para sacar unas cuantas fotografías de recuerdo. Bajamos las escaleras y caminamos unos metros más junto a La Torre de Londres y destinamos los últimos minutos de la tarde a registrar algunas instantáneas como hacen muchos fotógrafos que se congregan en esta zona para inmortalizar el famoso y fotogénico puente.

El tercer día de Londres promete mucho así que es hora de ir a casa y descansar un poco.

Por cierto, en unos días os enseño nuestra casita de Londres y hacemos un pequeño recordatorio de todo lo que hay que saber para alquilar un apartamento con Airbnb como ya hicimos en Copenhage, Toscana y París hace algún tiempo.

Nos vemos!

Follow:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *